Unirse a
weltwärts

“Lo disfruto al máximo”

Elizabeth

Localizacíon: Marburg, Alemania, Europa

Organisación: Ecoselva

Elizabeth Lauredant es de Haití y llegó a Alemania con la organización de acogimiento Ecoselva. En el Jardín Botánico de Marburgo puede practicar su profesión e adquirir nuevos conocimientos.

En septiembre llegué a Alemania y desde el primer día supe que iba ser una aventura inolvidable. Alemania es un país muy bonito y diferente de mi lugar de nacimiento, que sea por el clima, las infraestructuras, el sistema político o la cultura.

Al llegar al país yo me preguntaba cómo iba ser vivir en una ciudad que no conozco, empezar una nueva vida, en una familia anfitriona, pero el seminario de introducción fue de gran utilidad, ya que me dio una idea de cómo funcionas ciertas cosas en este país extranjero.

El respeto de la cultura

Aquí todo está muy organizado. La puntualidad, es uno de los requisitos más importantes y si quieres adaptarte en este país tienes que ser puntual para tomar el bus, para el trabajo, una cita o lo que sea. Un sólo minuto tarde puede cambiar el curso de tu día.

El idioma

El idioma alemán no es el más fácil del mundo. Durante el mes de octubre yo tenía una clase intensiva de alemán, lo que me está ayuda bastantemente en comunicarme de forma breve, pero no para tener una conversación larga e interesante. Lo mejor que hago es seguir estudiando por mi cuenta y aun así no es suficiente con mi dominio del inglés puedo comunicarme casi en todos lugares.

El clima

Tampoco puedo omitir el clima, es una transición extrema de un país tropical a un país donde la temperatura baja hasta -10°C en febrero. También oscurece muy temprano y tengo la sensación de pasar una eternidad en el trabajo y estar muy cansada. Lo más que se puede hacer es tener ropa caliente y esperar al verano.

La Alimentación

La alimentación aquí suele ser más saludable. El sabor de la comida es un poco bajo de sazón, pero por lo menos hay muchas variedades de panes muy ricos y queso que me ayudaron en mi tiempo de transición hasta que mi estómago se pudo acostumbrar a la comida alemana. Y luego todo se arregla, tengo más conocimiento de lo que me gusta y por lo mejor cocino.

Mi puesto de trabajo

Mi puesto de trabajo es el Jardín Botánico de la Universidad Phillips de Marburgo. Ofrece una zona variada al aire libre en una superficie de aproximadamente 20 hectáreas, así como un complejo de invernaderos con ocho casas de exposición.

No tengo un trabajo fijo, sino que cada día trabajo con una persona diferente en el área que le corresponde. Todas las mañanas tenemos que recoger las hojas rascas, limpiar los pasillos y dar el riego en la casa tropical. Luego es hora del desayuno, y después se asigna el trabajo del día, puede ser con orquídeas o poda de árboles, selección de semillas, preparación de sustratos o reproducción de plantas. Si hay un evento, trabajo con la decoración o la limpieza. El Jardín también me ofrece la oportunidad de asistir a diferentes seminarios que se realizan en la universidad y adquirir nuevos conocimientos.

Mis colegas

El personal es muy amable, a mí llegada me recibieron con mucho cariño, siempre sonriéndome e intentando conversar conmigo, me regalan ropas para el frio y dulces. Para un cumpleaños bridan bizcochos u organizan un desayuno para el personal. Cada mes hacen una barbacoa con los empleados que quieren participar y pasar unos momentos juntos, a veces ni se necesita un motivo para compartir.

A pesar de las dificultades que de vez en cuando se presentan, es un lugar muy interesante para trabajar, y me agrada mucho porque me permite practicar mi profesión e adquirir nuevos conocimientos.

Mi familia anfitriona

Elke y Berthold son mis padres anfitriones y son muy adorables, desde el primer día me hicieron sentirme en casa. Todas las tardes tomamos un café juntos y nos contamos lo que hicimos durante el día, a veces cocinamos comida alemana o yo preparo un plato típico de mi país. Los fines de semana desayunamos juntos y cuando duermo más de lo normal, Elke me lleva un cappuccino en mi habitación para desearme un buen día.

Con su forma de tratarme me siento como parte de su familia y siempre me acordaré de estos momentos.

Hacemos otras actividades juntos como ir a la piscina, al cine o a clases de salsa fitness. Tuvimos una navidad muy hermosa con sus hijos, fuimos a la iglesia, preparamos juntos la cena de navidad y entregamos nuestros regalos. Ellos están siempre atentos a mis problemas y listos para ayudarme en lo que sea. Con su forma de tratarme me siento como parte de su familia y siempre me acordaré de estos momentos.

Mi tiempo libre

En mi tiempo libre, visito mucho las ciudades de Hessen, también a mis amigos que viven en otros lugares, tengo un plan de viaje para visitar otros países. Durante la semana, hago cursos de salsa fitness, baile de salsa y pronto empezaré con la natación. Pero no siempre estoy de fiesta, a veces solamente me quedo en casa disfrutando de la compañía de mis padres anfitriones, leo un libro o practico mi alemán.

Estos cuatro primeros meses en Alemania me ayudaron a ser una persona más independiente y confidente, estoy viendo el mundo de forma diferente, extendiendo mis límites, adquiriendo experiencias laborales y conociendo a personas maravillosas. Aunque algunos días extraño a mi casa y mi familia, me digo que es una oportunidad que se presenta una vez en la vida y lo disfruto ¡AL MAXIMO!